‘Skam’, el éxito noruego que traspasa la pantalla

Si Isak enviara un mensaje a Jonas a las 12:30, ese mensaje sería subido a la misma hora en la página web oficial de la serie. Es un mensaje privado entre dos personajes al que al mismo tiempo tienen acceso las miles de personas que siguen la serie. Un mensaje que puede tener repercusión en el próximo capítulo, que forma parte del universo al que pertenecen los personajes y que comparte el mismo espacio y tiempo de la audiencia, convirtiendo así la serie en real.


Ficción y realidad convergen: Skam es aquí y ahora

La serie de NRK representa la sociedad noruega desde el punto de vista de varios adolescentes, centrándose en las relaciones con sus parejas y sus amigos y en cómo se desenvuelven en el mundo, superando obstáculos, aceptando o rechazando oportunidades, aprendiendo y desarrollándose como personas. Pero Skam también ha introducido una nueva forma de consumir series, provocando que la realidad del usuario y la de la serie se difuminen hasta convertirse en una sola. 

Los capítulos son emitidos todos los viernes a las 20:30 horas. Sin embargo, ese mismo capítulo ya ha podido ser visto antes de su emisión propiamente dicha, puesto que los episodios se componen de partes o clips que son publicados a lo largo de la semana. En su intento por hacer coincidir la realidad de la serie con la de la audiencia, si Isak va a ver a Even el lunes a las 14:30, el mismo día, cinco minutos más tarde, la página web publicará el vídeo donde Isak ha visto a Even. Si algo les sucede a los personajes en un momento determinado, tú lo sabrás al instante: su realidad es también tu realidad. 

Todos los clips del episodio serán publicados a lo largo de la semana, siempre en el día y a la hora a la que ocurren, como si estuvieran pasando realmente. Al final, el viernes se emiten por televisión todos las partes seguidas en forma de capítulo tradicional de 20-30 minutos de duración. Es más, el capítulo al completo también se sube a la página web, así que el espectador puede acceder a él desde cualquier parte y consumirlo de forma gratuita.

El contenido diario de Skam se compone tanto de los clips del episodio como de mensajes de texto o fotografías de las cuentas de instagram de los personajes. Las fotografías y los mensajes de texto continúan la historia aportando más información, por lo que están relacionados con la trama que en ese momento sucede en la serie. No son relevantes para ver el capítulo pero permiten profundizar en la historia: saber más sobre los personajes y sobre lo que les ocurre.

Tres temporadas, tres protagonistas

Esta nueva forma de interacción provoca que el usuario lleve su vida al mismo tiempo que la de los personajes, pueda conectar con ellos y verlos cambiar al mismo tiempo que ellos cambien. Una conexión que se profundiza cuando Skam elige a un protagonista sobre el que basar la trama de toda una temporada, un golpe más de la serie en su lucha por romper las barreras que separan usuario y medio.

Eva, Noora e Isak han sido los personajes principales de cada una de las tres temporadas que hasta ahora ha emitido la serie. Sin embargo, todos los personajes son recurrentes, de manera que los tres protagonistas comparten instituto y ambiente social. Es decir, aunque la segunda temporada se centre en Noora, Noora también aparece en la primera y tercera temporada, involucrada porque comparte el mismo espacio que los demás. Así, la serie aborda un pequeño universo estudiantil en el que varios personajes participan y cada temporada escoge un personaje en el centrarse.

Contar una historia desde el punto de vista de un solo personaje provoca una mayor implicación de la audiencia. El espectador atiende a un único punto de vista, de forma que tú estás presente en lo que el personaje hace y en con quien se relaciona; quedas inmerso en su vida y formas parte de ella, agravada por la sensación de que está sucediendo al mismo tiempo y en tu misma realidad. Además, dado que todos los personajes son habituales, los protagonistas se desenvuelven en un entorno con personas ya conocidas por el espectador.

La nueva forma de consumo y los temas que trata han conseguido que una serie local, con el noruego como idioma original, traspase pantallas y fronteras. Son varias las cuentas de twitter de otros países y zonas del mundo (como Francia, España o Latinoamérica) que se encargan de traducir un nuevo mensaje o un nuevo clip nada más llega a la página oficial. Es tal el éxito que el productor Simon Fuller ya ha confirmado su intención de crear un remake norteamericano.

Los temas: homosexualidad, bipolaridad o religión

Pero más allá de las innovaciones que aporta, Skam es una serie humana que aborda temas controvertidos que repercuten en la sociedad y que, o bien no son abordados frecuentemente en los productos culturales, o no son abordados como quizás se debería. A continuación se nombran varias situaciones, con spoilers de la tercera temporada.

Magnus: ¿Quién es bipolar? Mi madre también es bipolar.

Isak: ¿También tienes una madre loca?

Magnus: No está loca, es bipolar.

Isak: Sí, pero ¿cómo está?

Magnus: De maravilla. Ya las has conocido, ¿no?

Isak: Sí, sí, pero ¿ella es normal?

Magnus: Es completamente normal. Simplemente está muy animada o decaída durante algunos períodos de tiempo.

La homosexualidad y las enfermedades mentales fueron los dos temas que con cuidado tocó Skam en la tercera temporada, sin que en realidad pareciera que se centrara en ello. Una de las virtudes de Skam es que no tiene una intención didáctica, pero sí menciona cuestiones que el espectador puede desconocer o estar desinformado sobre ellas. Estos temas se abordan frecuentemente en los diálogos entre los personajes, de tal forma que un personaje enseña a otro; entre ellos sí se esconde un didactismo sencillo y bienintencionado: es un conocimiento que un personaje, con su buena fe, transfiere a otro.

Sana: El Islam dice lo mismo que dice siempre. Que todas las personas en este mundo valen lo mismo… y que ningún ser humano debe ser insultado, despreciado, juzgado o ridiculizado. Así que si escuchas a alguien usar la religión para legitimar su odio, entonces no lo escuches. Porque el odio no viene de la religión, sino del miedo.

Skam no aborda temas, aborda una sociedad juvenil y los temas están ahí. Los personajes no lo saben todo y no lo hacen todo bien, son, al fin y al cabo, adolescentes. Pero también son adolescentes que aprenden y rectifican. Así, la tercera temporada comienza con Isak rechazando su homosexualidad y termina con él aceptándola; pasa de encerrarse en sí mismo a contárselo a sus amigos. Comienza con Isak afirmando que no quiere estar rodeado de personas enfermas mentalmente y termina con él informándose, descartando sus prejuicios, aprendiendo sobre la el trastorno de bipolaridad de sus seres queridos.

La serie no está libre de fallos, puede gustar más o menos, pero ha conseguido introducir grandes novedades en cuestión de temas y formato audiovisual. Skam trata distintas situaciones que pueden darse en una sociedad noruega enfocándolas en un pequeño cosmos estudiantil, con personajes que experimentarán buenos y malos momentos y, a menudo, cambios. Pero Skam siempre parece terminar de la forma correcta, de la manera que tenía que terminar e incluso de la manera que el espectador quiere pero no sabía que quería, aunque esa forma implique la ruptura de una pareja o la incertidumbre del futuro.

Anuncios

Un comentario en “‘Skam’, el éxito noruego que traspasa la pantalla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s